Gestión cultural después de la gestión cultural en el espacio digital

10 noviembre 2022 Escrito por: Pascuala Rengifo

Imgn de portada: WarNymph Collection Vol 1, Proyecto NFT de Grimes

 

 

A través de la exposición de algunas ideas sobre el arte digital y su relación con el espacio público, se busca entregar nociones desde la gestión cultural, comprendiendo su variación hacia algo que se hace cada vez más flexible, descentralizado y accesible para nuevas identidades y audiencias.

 

No es ningún secreto que la crisis económica post-pandemia ha golpeado fuertemente a los artistas y trabajadores del campo cultural. A causa de la falta de redes, es difícil cohesionar a este sector para propiciar un espacio seguro. Las instituciones estatales no logran dar el ancho para solucionar este problema. Postular a un Fondart, prácticamente el único fondo estatal que financia proyectos culturales en Chile además de las iniciativas privadas (que muchas veces en ambos casos funcionan a través del amiguismo) es una tarea tediosa y angustiante, tanto por su competitividad como la complejidad de rendir sus acotados fondos.

Este escenario difícilmente logra cambiar la concepción de las personas sobre el arte. Lejos de eso, prolonga que sea concebido como caro, lejano, privado e incluso incomprensible. Es fundamental reconocer que las políticas culturales actuales no han contribuido a generar instancias más democráticas, es más, cada vez son menos vigentes. Perpetúan el formato entre cuatro paredes y al mismo tiempo, se mantienen sin abrir nuevos espacios de exhibición públicos, amables y abiertos para las comunidades y sus necesidades. Lo que no hay que perder de vista es que esto ha ido entregando un mayor protagonismo a otras formas de expresión y exposición del arte, posicionando lo digital como una forma de transformación y hasta rebelión ante la imposibilidad de visitar estos espacios. 

Gestión cultural después de la gestión cultural en el espacio digital
Gestión cultural después de la gestión cultural en el espacio digital

imgn 1. «Nadando entre portales» Carolina Ovando
imgn 2. «Tuve un sueño 2» Carolina Ovando

 

 

El arte digital surge de la crítica hacia los estereotípicos artistas que se pueden dar el lujo de estar encerrados todo el día en sus estudios para luego exponer sus obras al interior de un museo. Transforma los afectos que se expresan en la cotidianeidad en algo que no es puramente físico -hace un buen tiempo- y logra expandir su alcance y sus límites. Pero, ¿existe mediación en lo digital? ¿cómo se llega a las audiencias?

Es importante cuestionar cómo hacer gestión en el ya instalado espacio digital para beneficiar a distintas comunidades. Hoy en día se plantea como un lugar que incluye la tecnología y sus avances, lejos de oponerse a ella. Los trabajos se aprecian en su ambiente natural de primera fuente (digital) y físico (VR, pantallas interactivas, proyecciones). Su naturaleza abre el paso a una mediación caótica y rizomática, pero siempre presente desde la interacción. Está orientado a conversar con el público desafiando las formas de exhibición y demostrando también el potencial de la distribución en escala. Busca cuestionar las nociones convencionales de custodia y origen, entendiendo su clave como la colaboración con los usuarios (artistas, coleccionistas de obras, audiencias e inversionistas). La exhibición de las obras digitales enfatiza el significado de la creación a través de la red social, entregando una herramienta poderosa de difusión del arte que va mucho más allá de solo contemplar la selección de obras que otros prepararon verticalmente para que las consumamos de forma pasiva.

Gestión cultural después de la gestión cultural en el espacio digital
Gestión cultural después de la gestión cultural en el espacio digital

Imgn 1. «Kiss» Times Square, New York, Rafael Rozendaal 
Imgn 2. Exhibition 1,  Rafael Rozendaal 

 

 

La atracción de lo humano con su propia alteridad (lo no-humano) entra en una tensión interesante al mediar su receptividad del arte. En el mundo online conviven multitudes de personas buscando proyectar la identidad que deseen en el espacio / tiempo que deseen. 

 

Por otro lado, existe un modelo de financiamiento para el arte digital basado en sus propios activos: los NFT o Tokens No Fungibles. Son una forma de certificar la propiedad de una obra online (pública y visible). El creador sube su obra a una plataforma compuesta por una red que aprueba su participación, añadiendo un “block” de activos digitales. La blockchain certifica exhibiciones, obras de arte, autores y participantes.  

 

Dentro de la variedad de personas que trabajamos en Web3, hay quienes colaboramos para el reconocimiento de las identidades online operando como artistas, inversionistas, investigadores y gestores culturales.  Pero los más consagrados son quienes se reconocen como “builders”, trabajando activamente en expandir tecnológica, teórica y comunicacionalmente el mundo de los activos digitales. Hay organizaciones que incluso publican fondos concursables, entregando capital para financiar proyectos de diversa índole a través de tesorerías abiertas en todo el mundo. Ahí, quienes se dedican al arte plantean comprender los museos no sólo como un lugar de acumulación, sino más bien una base para generar compromiso social a través de la educación y una contribución activa de sus visitantes, quienes se benefician del acceso a los bienes públicos.  

Pero no nos dejemos engañar: por ahora, los proyectos de NFT en su mayoría se cimentan en especulaciones y estafas, dejando muchos caídos en el camino que no pueden acceder a los espacios colaborativos simplemente por desconocimiento. Aquí apuntamos a abrirnos a la posibilidad de interpretar -sin evangelizar- que los proyectos culturales financiados por activos digitales representan una opción viable, tanto o más que cualquier otra en contextos de crisis. 

 

Reconocemos un espacio público-red mucho más fragmentado, pero también mucho más interconectado y dinámico. Mientras más avanza la tecnología y la ciencia, más opaca y oscura se percibe para las personas. Se presenta una suerte de magia, de lo oculto creado conjuntamente con las máquinas. Recordemos que la magia puede utilizarse para bien o para mal, y que a algunos nos interesa más que a otros.

 

Estas tesorerías representan oportunidades innovadoras, “salvavidas” que pueden replicarse. La gestión cultural no necesariamente se tiene que dar a través del financiamiento de grandes instituciones, que además censuran las obras. Conceptos como el hacktivism y la cultura del builder representan la diversificación de lo creativo, lo curadorial, lo teórico y lo educacional como la clave. Este mínimo porcentaje de proyectos dispuestos a entregar financiamiento a quienes promuevan propuestas culturales dentro de la lógica de la descentralización y democratización podría expandirse sustancialmente si cuenta con más colaboradores que sepan verlo desde ese lente. Gracias a la postulación en este tipo de fondos, hemos podido irrumpir como colectivo en espacios que históricamente se han relegado al arte tradicional, poniendo en cuestión sus acotadas formas de financiarlo y sus beneficios para las audiencias.

Gestión cultural después de la gestión cultural en el espacio digital
Gestión cultural después de la gestión cultural en el espacio digital

Imgn 1. Nouns graffiti, Anónimo
Imgn 2. Nouns 3D, Proyecto de avatares para el metavero de Nouns. 

 

 

Metro21 y Coilabs fueron invitados este año a feria Ch.aco (la feria de arte más grande de Chile) como red colaborativa. Accedimos con la intención de visibilizar el arte digital como algo público y al mismo tiempo, legitimar el trabajo en Web3. Pero, volviendo a la realidad y su déficit del sector cultural en términos económicos, había que financiar nuestra participación en la feria. Entonces nos pusimos en contacto con una organización de builders que había despertado nuestro interés anteriormente: Nouns DAO. El colectivo promulga los valores positivos del espacio que describimos, centrándose en la búsqueda de democratización de esta cultura digital. Nouns se organiza mediante una tesorería en la que todos sus miembros votan semanalmente para elegir propuestas que financiar, donde puede participar cualquier ciudadanx del mundo con sus ideas. 

 

Trabajamos en una postulación (que poco y nada tuvo que ver con rellenar formularios y curriculums) y la comunidad Noun nos seleccionó con el compromiso de cumplir nuestra propuesta: exhibir arte digital y generar instancias educativas en torno a Web3 y NFTs, dando a conocer también el discurso de Nouns DAO. Inmediatamente después de ganar la votación teníamos el financiamiento en ether en la billetera virtual de Coilabs para participar en Ch.aco. 

 

Es curioso depositar ese nivel de confianza traducida también en dinero sin saber quién está del otro lado, ni exigir ver resultados primero. Todo a partir de un discurso amable, abierto y colaborativo. Consideramos que estos espacios son, a lo menos, demasiado interesantes para dejarlos pasar inadvertidos en un contexto donde el campo cultural se encuentra subyugado a la incertidumbre.

Créditos

Referencias bibliográficas

Barranha, H. et al., (2021). Art, Museums and Digital Cultures: Rethinking Change. Research Gate. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/358249001_Art_Museums_and_Digital_Cultures_Rethinking_Change

Coilabs. (2022). Educación sobre NFTs para artistas y creadores. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=hILqo1IeioU&ab_channel=coilabs

Coilabs. (2022). Informe de Resultados: NFT’s desde la perspectiva de artistas. Investigación cualitativa para el desarrollo de proyectos de gestión cultural en Chile. Disponible en:

https://coilabs.files.wordpress.com/2022/07/informe-nft-1.pdf

Coilabs. (2022). Web3 community discourses from creators in Chile. Disponible en: https://medium.com/@coilabs/web3-community-discourses-from-creators-in-chile-9377f145895c

Nouns DAO. (2022). WTF is Nouns? Disponible en: https://nouns.wtf/

Coilabs, Metro21. (2022). Nouns DAO Prop House: Round 8, proposal 853. Disponible en: https://prop.house/proposal/853

Pascuala Rengifo

Pascuala Rengifo

Pascuala Rengifo

Pascuala Rengifo es Socióloga UDP, diplomada en Comunicación y Gestión cultural en UCH y estudiante de máster en Identidades culturales en la Universitat de Barcelona. Se ha dedicado a la investigación en el campo cultural / teorías de género, además de desarrollar estudios de opinión pública y de mercado. Actualmente es directora de proyectos e investigadora de la cultura Web3 en Coilabs.

Contenidos relacionados

Bloc de Notas: Positivismo Tóxico
Revista Por Nome100tobien 25 enero 2023

¿Por qué ser positivo podría considerarse algo malo?   El problema no está en ser positivo, el problema está en im... – Leer más

Arte Urbano y Patrimonio Cultural: una discusión que recién comienza

Nos encontramos en un contexto en que las intervenciones urbanas pueden ser comprendidas como circuitos patrimoniales, donde el ar... – Leer más

«Autoscopia Virtual» por Carolina Ovando
Artículos Por Vania Montgomery 23 noviembre 2022

No se está ni de un lado ni del otro. El cuerpo se duplica, se sale de sí y se observa yacido en el espacio. La mirada abre el e... – Leer más