Del caballete a la calle: el primer mural de Francisco Uzabeaga

24 junio 2022

Desde los orígenes de la fotografía, esta comenzó a ser utilizada como un recurso al servicio de la pintura. El daguerrotipo, podía servir al artista para ahorrarle tiempo en distintas aproximaciones al arte realista. Dejó de ser necesario estar posando durante horas ante el pintor; la imagen fotográfica podía equipararse al más preciso dibujo a lápiz, sólo había que mejorar los contornos y las proporciones para que pudiera servir como boceto. También se usaba la fijación de la imagen fotográfica sobre un lienzo, en vez de sobre papel o sobre una placa metálica, para colorear después dicha imagen a mano.

Lo interesante de la obra de Francisco Uzabeaga es el foco de atención. Si bien en su pintura se esgrime un realismo purista -una traducción literal de una foto o fotograma de cine de los 80´-, lo que realmente hay detrás de esa “copia” es su afán por crear una obra original a partir de las falencias y fallas propias de la impresión fotográfica.
La reproducción técnica de estas obras o de estas escenas de cine, no son una copia de la obra original, sino que reflejan errores técnicos, descalces y fallas de color. Lo que Francisco pretende es transformar dichas fallas fotográficas, en una obra original.

Al contrario de lo que podría haber propuesto Walter Benjamin con la pérdida del aura en la reproducción de una obra, lo que Uzabeaga nos propone, que no existe una reproducción fidedigna del original, por lo que recrea una obra a partir de esas interrupciones técnicas.

En esta ocasión, conversamos con Francisco para dar cuenta de las diferencias, sutilezas y desafíos de realizar la mímesis de una obra -con sus propias técnicas y desarrollos de caballete- en un gran formato. El mural realizado en Apoquindo consistió en replicar dos dinosaurios de la nueva película de Jurassic World. Un proyecto apremiado por el tiempo y de grandísima escala en un edificio con una fachada compleja que se aleja mucho de la tela y el bastidor.

Del caballete a la calle: el primer mural de Francisco Uzabeaga
Del caballete a la calle: el primer mural de Francisco Uzabeaga

¿Por qué has agarrado fotogramas de cine o escenas emblemáticas de cine?

En un principio, mi aproximación al arte no tenía que ver tanto con el cine, era más sobre las impresiones en las revistas. Cuando era niño, mi papá traía a la casa páginas sueltas de la Enciclopedia Salvat. El salvat tenía páginas de ciencia, biología, arte y cine, los ejemplares que traía eran del 85-86 quizás.

El apartado de cine se llamaba séptimo arte y yo confundía estas escenas de cine obras de arte, parecían cuadros pintados; ya que en esa época las impresiones tenían colores brillantes, chillones. Cuando era chico las reproducía en témpera, no tan realista como ahora, pero si me obsesionaba el tema de copiarlas a color. Luego, cuando entré a la Universidad de Chile me vi inspirado por recrear las imágenes impresas en una calidad de los 80. Comencé a pasar estas imágenes a pinturas exactamente igual, con todos sus errores de impresión, con descalzeso… esa era la idea… más allá que la película de cine.

La escena de cine era un pretexto. Lo que me importaba era el fenómeno de la impresión sobre una revista de los años 80.. reproducir eso literalmente con todos sus errores en la pintura copiando la textura de la impresión. Lo que quería hacer era un ejercicio inverso: la escena de película no tiene un cuerpo de obra porque estaba filtrada por la tecnología de la época, era solo una foto de la obra: El recalce técnico y sus pequeñas fallas, no tenía un original, entonces yo lo copiaba exactamente y lo volvía un original. Es una conversión y ahí nace la idea de la escena de película, ya después por un tema quizás comercial se me populariza el tema de la recreación, pero a mi lo que más me interesa es la impresión. De hecho mis primeros trabajos fueron desde el icarito.

Al ser tu primer mural a gran escala, ¿qué técnicas replicaste? ¿cuál fue tu desafío?

Nunca había pintado nada tan grande, lo más grande que pinté fue en compañía de josefina Guilisasti y josefina martínez para un cuadro del museo de la memoria, que se llamaba ex-folio, que eran cuadros de cinco por tres metros, otros de cinco por dos, entonces eran cuadros igual, pero así como murallas… Nunca había hecho un mural, pero ocupé el mismo método que en caballete: la cuadrícula. Una técnica en la que debemos abstraernos de la forma para copiarla exactamente igual. La diferencia es que normalmente yo hago cuadrículas de 2-5 cm, y en este caso tuvieron que ser de un metro o más. Me sirvió, me gustó la experiencia. Me acordó a la época de infancia, cuando trabajaba en témpera, porque lo que me dice mucha gente es que el esmalte al agua es muy parecido al acrílico, pero a mi me dio la impresión que es más parecido a la tempera, entonce me sentí muy familiarizado con el material, me gustó.

Del caballete a la calle: el primer mural de Francisco Uzabeaga
Del caballete a la calle: el primer mural de Francisco Uzabeaga

¿Dónde ubicarías tu obra; realismo, hiperrealismo o fotorrealismo?

primero que nada yo hice un en vivo con otro amigo hablado de que es el realismo, el hiperrealismo y el fotorrealismo, y lo que no es realista, yo personalmente no me considero hiperrealista, me considero realista, porque el hiperrealismo o fotorrealismo es quien copia incluso la rama de la piel, el que hace pelo por pelo, una cosa totalmente obsesiva donde no se entiende si es foto o pintura, en cambio en mis trabajos siempre se va a notar que es pintura. Mis trabajos son realistas duros: me interesa copiar colores exactos, ser lo más realista posible, pero tampoco obsesionarse con el detalle microscópico.

¿Cuales han sido tus principales referentes artísticos?

Desde chico siempre me han inspirado Claudio Bravo y Muñoz Vera, grandes artistas chilenos. De los contemporáneos: Gottfried Helnwein, Hockney, Michael Borreman, de los contemporáneas, y de los clásicos clásicos (1400), mi gran referente es Jan Van Eick, pintor flamenco, me gusta porque él es como muy … es muy extraña su pintura porque no tiene mucho conocimiento de las perspectivas, o de los tamaños y eso es muy simbólico, Es muy cuatico el tema de los tamaños; pone un ángel gigante al lado de una persona pequeña. Pintar de una forma tan realista, tan realista que llega a encandilar y rayar un poco en el surrealismo, si fuera un pintor de ahora yo creo que se podría considerar un realista, porque él exagera la fotografía, como Xalcata y exagera la realidad. Otros son; Jean Louis David y Murillo.

¿Por qué decidiste convertirte en artista visual?

Yo creo que no hay motivación, yo creo que uno nace siendo artista, osea yo soy de la idea de que al momento de la concepción a cada persona se le da el don que sea, ya sea músico, artista.. matemático, osea ya lo que sea, no creo en la tabla rasa de que uno está en blanco, yo creo que uno llega con una información; De chico nunca tuve ningún contacto con artistas, nací en la periferia donde no hay gente culta en ningún sentido y a mi siempre me llamaron la atención las imágenes, veía los diarios, las revistas y de hecho por eso mi primer acercamiento fue desde las Enciclopedias de Salvat, era lo que tenía yo… imágenes parecidas al arte. Creo que cada uno descubre lo que es, yo creo que desde chico ya sabía que me gustaba el arte y más grande uno se define, pero creo que siempre lo tuve de chico.

Contenidos relacionados

Neoliberalización de la ciudad: desigualdad en la distribución de áreas verdes en el gran Santiago
Bloc de notas Por Macarena Escudero 30 junio 2022

Los fenómenos migratorios masivos hacia los centros urbanos comienzan tras la Revolución Industrial, específicamente por la ofe... – Leer más

La Purga
Escritos sobre muros Por Paulina Flores 28 junio 2022

Iba a ser una noche especial: mi mejor amiga de la universidad, Camila, estaba de visita en Chile con sus parejas y celebraríamos... – Leer más

Violeta Delfín
Artículos 25 junio 2022

Recorrido por la biblioteca de fotos -FOTOTECA- del celular de la artista Violeta Delfín.Fotos que reflejan sus paseos urbano... – Leer más