Tizta: Mujeres escribiendo la calle

Por Isidora León



Tizta, es artista, actriz y muralista reconocida por sus tags, intervenciones feministas y estilo callejero.


El arte callejero y el graffiti van más allá de lo representativo; nos atrae, se comunica con nosotros, nos sorprende y nos hace sentir. Se experimenta a través del cuerpo, ya que el espacio público es una interpretación corporal y sensorial del mundo.

El graffiti transforma un sitio en un objeto vivo y funciona como una respuesta al trauma nacional y un acto de duelo participativo y personal que desempeñaba un importante papel terapéutico para las personas afectadas por un acontecimiento traumático.


¿Qué significa para ti el graffiti a nivel personal y a nivel social?


A nivel personal el graffiti es un amor que llevo en el corazón hace 4 o 5 años, donde ha sido de manera intermitente, porque tengo una carrera de actriz y no me dedico 100% a él. Para mi el graffiti no es un hobbie, sino que es un gran amor al que intentó darle tiempo. Me gusta mucho taggear, tengo esa escuela del tag y del graffiti gracias al hiphop y a mi hermano grande. Desde chica esa era mi escuela, mi hermano era de la GB del colo colo, y ahí en el colo, los espectros y otros crew, hacían unos lettering muy bacanes que a mi me llamaron la atención y fueron mi escuela desde un principio.

Después fui conociendo otras formas artísticas, porque siempre me gustó pintar entonces quería saber cómo podía plasmar estas creaciones artísticas que habían en mi mente en un muro, donde todo eso micro que yo imaginaba, pudiera llevarlo al formato macro, a un muro gigante y un gran lienzo…. eso es lo que me interesa.

Igual es un amor que por momentos fue bastante tóxico, porque lo pasé super mal en cuanto al machismo intrínseco del graffiti, pero a la vez, es un amor tan grande que no lo voy a abandonar ni me abandonará a mi, porque la satisfacción de pinta es insuperable.

Cuando estay pintando un muro, tu mente está en blanco, te relajas, y sentis que eres tu mismo. Da lo mismo el oficio, si soy actriz o alguien es periodista, el graffiti puede abarcar muchas aristas, es algo universal que convoca y que transmite; colores, mensajes.


Con respecto al graffiti a nivel social creo que es muy importante, sobre todo tras el estallido social; ver hecho texto todas esas cosas que la gente pensaba.. fue una lucha superpotente y como graffitodas, hicimos una movida para que el graffiti tenga mensaje. Se que hay grafiteros muy egocéntricos que solamente les importa poner su nombre -no te niego que me gusta poner mi nombre- pero si hay un graffiti con un mensaje o contenido, para mi es mucho más gratificante hacerlo. Taggear es solamente un amor y una obsesión que algunos tenemos y no tiene mucha explicación; porque me gusta, por que me libera, por que la ciudad se ve mucho mejor con graffiti, y eso representa mucho en qué estamos y qué somos.



"Soy amiga de muchas graffiteras chilenas que son secas y antiguas,

y he ido aprendiendo de ellas y también he ido enseñándole a otras."










"Yo creo que en eso va un poco el feedback energético que quizás los hombres

no tienen en el graffiti porque nosotras nos unimos y nos estamos apañando,

puede que algunas no son graffitodas pero igual grafitodas va a ser un lugar seguro

para todas porque es una agrupación que nace desde el amor."

¿Cómo te relacionas con otras artistas y graffiteras en tus proyectos?


Con respecto a eso, creo que se me ha dado super bien. Si bien antiguamente, teníamos problemas entre mujeres -antes de que empezara con fuerza el feminismo-, ahora he concientizado eso y he aprendido mucho de todas. A nivel graffiti siempre he sido muy buena para el trabajo en comunidad, sobretodo desde que estoy en grafitodas. A partir del inicio del colectivo, cuando la Bisy quiso empezar con esta iniciativa -graffitodas como colectivo de mujeres graffiteras y activistas-, yo siempre la apañe porque me parecía muy lindo que entre mujeres nos diéramos este espacio que los hombres directamente no nos daban y que era muy difícil para algunas porque se repetían los patrones del grafitero egocéntrico, violento, machista, narcisista.


Nos cansamos de la violencia dentro del graffiti, de la poca visibilización de las mujeres, entonces en ese sentido, yo creo que graffitodas ha sido bien potente para muchas cabras, obviamente hay otras agrupaciones más antiguas y otras que vienen luchando desde antes. Por eso también para mi la Bisy es un referente y admiro mucho lo que hace porque ella trabaja en comunidad con otras mujeres. Creo que ya no estamos para tener beef entre mujeres, obviamente el grafiti es el grafiti y hay chicas que no se llevan bien con otras pero personalmente no tengo atados con ninguna mujer y estoy siempre super abierta a pintar con chicas de otros lados o a alojar a chicas que vienen a santiago a pintar y vice versa. Viví hartos años en Argentina y allí recibía a mucha gente que viaja por el mundo a pintar metros o a pintar graffiti, entonces personalmente lo veo como un lugar de comunión, de mucho amor y crecimiento. Soy amiga de muchas graffiteras chilenas que son secas y antiguas, y he ido aprendiendo de ellas y también he ido enseñándole a otras. Yo creo que en eso va un poco el feedback energético que quizás los hombres no tienen en el graffiti porque nosotras nos unimos y nos estamos apañando, puede que algunas no son graffitodas, pero igual este colectivo va a ser un lugar seguro para todas porque es una agrupación que nace desde el amor. Hay chicas que viven del graffiti y que sus proyecciones son cada día ir mejorando más porque esa es su carrera pero también hay muchas otras chicas que se dedican a otras cosas y en el arte urbano, para mi, no solamente está el graffiti sino que también el muralismo, el mosaico, el collage y un montón de expresiones artísticas que compartimos con otras chicas.





¿Qué implica para ti ser mujer y artista del espacio público? ¿Cuáles han sido tus propias dificultades?


Ser mujer para mi es un privilegio humanamente, siento que las mujeres tenemos una sensibilidad y una manera de relacionarnos muy linda. Se que muchas mujeres ahora con el feminismo han cambiado y creo que es importante que nos demos la oportunidad de ser mejores personas y ser mejores mujeres. Y hasta yo quizás he sido de mierda con otras mujeres en algún momento pero una aprende de eso y realmente las mujeres tenemos que estar unidas. Yo como artista del espacio público a mi me gusta pintar y a veces no subo muchas cosas o no estoy tan metida en eso pero estoy latente en la calle y quien sabe de graffiti me ve… siempre me estoy pegando mis tags, siempre estoy intentando pintar… a pesar de que estoy con harta pega y soy actriz y eso en un momento no pega ni junta pero yo intento seguir haciéndolo.


Siento que el espacio público es un lugar que hay que recuperarlo, si bien, no se hacen tantos proyectos tal vez femeninos, más son los hombres que están pintando suelo, haciendo murales, siento que de a poco tenemos que ir apropiandonos del espacio público como mujeres y como había mencionado grafitodas igual se encarga un poco de eso y no solo a nivel regional, sino que a nivel nacional y a nivel internacional. Que fue algo muy bonito que se dio en grafitodas, que intentamos descentralizar la unión y encargarnos que en todos lo territorios hayan movidas. Se creó grafitodas en todos los países de latinoamérica, durante la pandemia tuvimos contacto con perú, brasil, ecuador, argentina, méxico, bolivia. Se generó una movida muy bacan y muy linda. Entonces eso para mi es lo más rico de todo esto, poder contactarnos con mujeres de otros países, ver como ella pintan, a que se dedican, como lo hacen, eso es el lugar de unión femenino que a mi me llama mucho la atención del graffiti.


Al principio cuando yo partí pintando una de las dificultades más grandes fue la invisibilización por parte de mis compañeros, ya sean parejas, amigos. Ahora igual los hombres se abren más a que las mujeres pinten… pero igual de 12 grafiteros hay 6 graffiteras y yo te podria dar una lista enorme de chicas que son secas y que admiro pero también en un principio me pasaba que no quieren pintar al lado tuyo porque no pintas hace rato, no te enseñan, no se dan el tiempo de explicarte cosas y eso más que nada ha sido el problema mio del graffiti. Uno porque igual tengo una personalidad fuerte y no dejo que me pasen a llevar entonces igual he tenido beef con algunos boludos que me han tapado o se han empecinado en taparme o que me rayan los tags y me buscan por ahí y también una obviamente no quiere caer en el juego pero tampoco se quiere dejar pasar a llevar. Ahí se tiene que ver hasta donde lo llevas porque hay que hacerse respetar pero tampoco hay que caer en el juego tóxico de los hombres que se basa mucho en el ego y mi graffiti no se basa en eso, yo lo hago porque a mi me gusta, me hace feliz y me libera y quizás es una movida mucho más espiritual que los hombres no entiende, no puedo generalizar pero no todos. También hay grafiteros raperos antiguos que tienen ciertas formas que no las modifican y algunas están obsoletas. O como “esta es la polola de este entonces pinta así igual al pololo” y todos absorbemos y aprendemos de otros. Hay grafiteros que pintan muy parecido a grafiteros de otros países y nadie se los está sacando en cara. Entonces en verdad lo más difícil para mí en el graffiti ha sido la relación con los hombres y la falta de reconocimiento.




" Mi tag Tizta viene de amatista y es la piedra

que protege mis sueños cuando estaba en mi peor momento."



¿De dónde nace tu tag y qué transmite?


Mi tag es amatista, yo empecé a rayar así porque cuando estaba en la universidad me pasó que tuve mucho insomnio un tiempo y estuve super mal emocionalmente porque estaba en una relación tóxica y en eso en una de las terapias naturales que conocí, uno de mis maestros me dijo que si yo no podía dormir, podía poner una piedrita amatista debajo de mi almohada para que me protegerá en el sueño y que eso me iba a ayudar mucho. La cosa es que le puse tanta atención a esto de manera espiritual que me funcionó y ahora tengo siempre mis piedritas de amatista que me protegen y yo las cuido. Porque también siento que una piedra, amuleto depende mucho de la intencionalidad que uno le ponga a eso pero la amatista ha sido una piedra que me ayudó en un proceso espiritual y emocional muy grande entonces como amatista igual era muy largo le empecé a poner tista, tambien ponia tzta y mucha gente me decía “¿Qué es tzta? no dice nada” entonces empecé a poner más Tizta y de ahí es que salió mi tag, viene de amatista y es la piedra que protege mis sueños cuando estaba en mi peor momento. Igual he pensado en cambiarme la chapa, hubo un tiempo que estuve pintando Virgo, porque me siento muy virgo y porque me gustan las letras. Por lo general me gusta que sean hartas letras pero también para bombing cuesta y lo mejor es que sean menos. Entonces me quedé con Tizta, y me gusta mucho, lo quiero y lo abrazo porque también es parte de mi proceso.



¿Cuáles son tus principales referentes artísticos?


Tengo varios, a nivel internacional me gusta mucho lo que hace la Lady K porque encuentro que es rupturista igual, mezcla mucho graffiti con moda que es algo que a mi me encanta también, me gusta lo que pinta la Glam de Perú, que es una compa que quiero mucho, la Laia y de acá del país la Miel me gusta mucho como pinta, la Nira, la Juanita Pérez, la Bisy, a la Bisy la admiro mucho por la capacidad que tiene de generar grupos, de mover masas y porque tiene un corazón hermoso también. Me gusta mucho lo que hace la Violeta Delfín. Son como estilos distintos pero cada una tiene su impronta y tienen su estilo y son puras cabras secas y creo que esos referentes han sido bacanes para mi. Igual con mi graffiti también me inspiró en pintores, me gusta mucho Joan Miró y sus colores, tengo una obsesión por poner rojo en todo lo que hago, que es algo muy personal. Y eso con mis referentes, esas chicas que mencione las admiro mucho y he trabajado con ellas y son cabras que perseveran en el arte.