Muralismo y territorio: Experiencia estética en Guanaqueros

Por Macarena Escudero



“El muralismo está integrado en la perspectiva del arte público,

el cual está orientado a construir, resignificar la identidad y preservar la memoria

de los territorios, con un esfuerzo colaborativo” (Castellano, 2017)



El muralismo puede ser comprendido y analizado desde distintas perspectivas, pues al estar inmerso en el espacio público tiene implicancias que van desde lo artístico/estético… desde lo político, hasta resignificaciones y apropiaciones para l-s habitantes de los lugares.


Los murales impactan directamente en los barrios, en las comunidades y en las personas. Pueden rescatar el patrimonio, iluminar los espacios, subir la plusvalía del suelo, aumentar la percepción de seguridad, reconstruir espacios como focos turísticos a nivel nacional y lo más importante para nosotr-s hablarnos de los territorios: de su cultura, memoria, historia, política… y sociedad.


Respecto a lo último, resulta importante rescatar el carácter identitario que poseen las expresiones gráficas plasmadas en los muros. Los territorios adquieren sus características a través de la interacción con lo cultural, lo social y lo político; y para algunos (Lafebvre, 2013) estas últimas esferas constituyen los espacios.


Sin dudas, el muralismo contribuye al sentido de pertenencia, al arraigo, a la cohesión social, a la sociabilidad y la confianza colectiva; pues enfatiza en cómo los espacios públicos son constituidos por la expresión de la identidad de una comunidad que los habita (Pinochet, 2009; Mandel, 2007; Capasso, 2011)


Para el escritor Desmond Rochfort (1994) “los murales representan las raíces de un pueblo, su etnia y su sentido de origen compartido, en los que el examen y la aprobación de la historia pueden enfocarse en la lucha por la libertad, la justicia y, ante todo, la identidad


El recorrido estético por Guanaqueros -antigua localidad de guanacos- nos invitó a reflexionar sobre su identidad y a aprender del territorio a través de sus muros. Los murales, escritos, graffitis y mosaicos nos cuentan la historia de una localidad de pescador-s, donde el mar es el recurso natural y patrimonio natural que da vida y sustento a las familias.




Guanaqueros, tierra de Guanacos


Las culturas precolombinas se apropian del espacio, reivindicando expresiones que muchas veces han quedado desplazadas por el colonialismo. Los murales que dialogan con la cultura changa y diaguita se insertan como resistencia social contrahegemónica, como también evidencian los pueblos originarios que continúan presentes en nuestro país. La etnia changa sigue viva y es reconocida en este territorio de pescador-s.


Alusión a la cultura Changa y a l-s pescador-s

Alusión a la cultura Diaguita


El arte público de Guanaqueros nos invita a dialogar con el territorio, directamente con su cultura y sociedad. El patrimonio natural, los paisajes, la extensa flora y fauna marina. Las paletas de colores azules nos insertan, nos muestran los pilares identitarios de la localidad y nos adentran en una inmensa riqueza cultural. La memoria de Guanaqueros se mantiene viva a través de sus muros, se busca reivindicar las etnias y culturas precolombinas, como también se pone en valor el patrimonio natural. Al adentrarnos en sus muros, podemos aprender más del lugar, de sus leyendas y tesoros piratas… y su lucha por la preservación de la biodiversidad. Un lugar con una vasta identidad cohesionada que se expresa en sus paredes.



Guanaqueros y su intrínseca relación con el mar


Rocas pintadas y leyendas piratas




“La historia de un pueblo llamado Guanaqueros que su nombre salió de una visión después que llovía por el año 1835. Todos los arrieros que pasaban para vender sus mercaderías en el puerto de Coquimbo venían un guanaco de oro en el cerro. Por eso le pusieron Guanaquero. El año 1964 se celebró el centenario para todos los habitantes que han llegado estos últimos años nosotros los viejos era como una entretención. Ver las visiones de Punta de Lobo de esos años 1960-1970. Después llovía en Guanaquero. En el año 1953 habían 215 habitantes… Nota… Guanaquero hasta el año 1970 se escribía sin S…. Recordando a un personaje que se llamaba Genaro Gonzalez que con fuego quebró las piedras hizo un camino hacia lo que es el muelle por el año 1880 por lo menos hay una calle que lleva su nombre. No tenemos cementerio y vivimos tan cerca de los muertos. La vertiente de agua dulce que había en Guanaqueros desde 1840 se llama el aumento alcanzaba para 150 personas. Hasta 1960 y todavía existe debería llevar una calle su nombre… Caminante pregunte por la finadita Manuela te diran donde se encuentra…. La luz eléctrica la instalaron el 1966… El primer muelle lo construyeron el 1962. Las primeras profesoras fueron el 1978. Tránsito y Zoila”

- Santiago Mansilla … Julio Rivera



Texto: Macarena Escudero

Fotos: @elmaxsacafotos



Referencias Bibliográficas:

  • Capasso, Verónica (2011). Muralismo, memoria y espacio público: un estudio sobre producciones platenses. IX Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.

  • Castellano, P. (2017). Muralismo y resistencia en el espacio urbano. Revista de Estudios Urbanos y Ciencias Sociales, 7(1), 145-153. recuperado en: http://www2.ual.es/urbs/index.php/urbs/article/view/castellanos

  • Lefebvre, H. (2013) La Producción del Espacio. Ed. Capitan Swing. Chile

  • Mandel, C. (2007) Muralismo mexicano: arte público/identidad/memoria colectiva. Revista de las artes, vol. 61, núm. 2, pp. 37-54. Universidad de Costa Rica

  • Rochfort, D. (1994) Mexican Muralists: Orozco, Rivera, Siqueiros. Ed. Universe Pub. EEUU

  • Pinochet, N. (2009). El muralismo social y la identidad comunitaria: dinámicas de relación y significación cotidianas. Seminario “Discursos de poder: resistencias, apropiaciones y otras prácticas desde los subalternos. Universidad de Chile, Chile