Anti Style


Por Isidora León


Con el pasar del tiempo, hemos visto cómo la evolución del graffiti se deconstruye hacia formas más abstractas, alejadas de definiciones y estereotipos. Aunque el graffiti tiene sus normas, hay exponentes que se están apropiando de las calles para descomprimir tanto su protesta política como las mismas leyes callejeras. Si bien desde Chile se ha instaurado una estética bastante definida e influenciada por el movimiento hip-hop, en paralelo nacen grupos y personajes que se desvisten de estas definiciones acercándonos más hacía un espíritu punk y libre, con dejos de una supuesta ignorancia estética que finalmente es la pincelada exacta para que este nuevo tipo de arte sea cada vez más grande y notorio entre los muros de Chile.


El llamado «anti-style» es una forma de graffiti irónico que reinterpreta la inocencia y la espontaneidad de los niños que crearon el graffiti en los setenta. En Chile, el anti-style ha tomado fuerza en los últimos años con exponentes que acercan lo infantil, lo queer y lo político, en un estilo propio que subvierte las artes canónicas y potencia la contracultura y el anarquismo.


Violeta Cereceda en Santiago, 2020

Se le llama ignorant-style o anti-style, debido a su naturaleza salvaje e impulsiva. Existe un fuerte paralelismo entre este estilo de arte y la escuela de abstracción modernista que dominó el arte estadounidense desde fines de la década de 1910 hasta principios de la década de 1960. Las correlaciones fundamentales entre estas dos formas aparentemente no relacionadas, son la deconstrucción de la forma habitual de hacer arte y el virtuosismo técnico oculto, el cual parece un desastre aleatorio de líneas deformadas y formas incompletas. Los elementos aparentemente aleatorios de la pintura, crean una lógica interna que hace vibrar la imagen entre el fondo y el primer plano, la figura y el paisaje.


Lo que se confunde con una ubicación arbitraria y no calificada de color y forma, lo que realmente se sugiere por el desorden abstracto de la imagen, es de hecho un desaprendizaje aprendido y una manera personal y espontánea de incomodar. El anti-style se asocia, a menudo, con la prevalencia de lo infantil, el humor y lo amateur de un tipo de arte que incomoda, que parece feo y que parodia las bases elementales del arte tradicional.


Rims, Fifa2000, VON en Santiago

Es un des-aprendizaje que podemos asociar a una deconstrucción de los paradigmas que hoy en día rigen el mundo del arte. Es una distancia de la academia y de las normas hegemónicas de forma y color que se plasma desde y hacia la calle. El anti-style ha recorrido y explotado con éxito la fina línea que separa lo naïve de la ironía, la estupidez de la complejidad y la ignorancia de la perversión.

Es así como las narrativas del anti-style se caracterizan por desplegar formas de percepción desapegadas, asociaciones arbitrarias, una obsesión con detalles banales, y por exponer sin tapujos su falta de sentido o significado oculto. Si hay algún sentido en ellos es la insinuación de que la realidad en sí es idiota. Inherentemente su mensaje político es contracultural, se alejan del llamado y respetado “style” graffitero, para proponer una deconstrucción del mismo, he ahí la consigna política del estilo ignorante, y su posición subversiva que ha sido históricamente criticada por los escritores de la calle.


Tyler 9 y Violeta Cereceda en Santiago

Algunos críticos del graffiti expresan que el anti-style no requiere experiencia ni práctica: es decir, no debiese haber una habilidad previa, sino que es simplemente rayar sin estilo. Sin embargo tras esa decisión hay una intención: el anti-style imita el graffiti "malo", pero detrás de su apariencia de colores y líneas aleatorias se encuentra la misma complejidad formal y virtuosismo técnico que en la abstracción vanguardista que ocurrió con otras disciplinas artísticas (artes visuales de museo, literatura, artes escénicas, etc). El placer y la diversión del anti-estilo radica en ocultar las habilidades y disfrazar la complejidad formal, esta ofrece una lectura alternativa de que el arte y el graffiti se pueden hacer sin práctica y experiencia. Es una crítica a la academia, una crítica a los esquemas de los estilos gráficos y una propuesta subversiva a la hegemonía cultural y a los estándares de belleza.


Zarvo y Fifa2000 en Iquique
Fifa2000 y Martín Bruce en Santiago

El encuentro de lo “queer” con lo infantil constituye una intervención crítica clave en en el anti-style, graffitis tiernos, sonrientes, dibujos animados que tras ellos traen un mensaje político distópico, incosistente, incongruente. El cruce entre lo infantil y lo político colinda con el lenguaje queer. En sus orígenes la palabra queer es un verbo transitivo que expresa el concepto de "desestabilizar", "perturbar", "jorobar"; por lo tanto, las prácticas queer se apoyan en la noción de desestabilizar normas que están aparentemente fijas. El adjetivo queer significa "raro", "torcido", "extraño", “punk”. El queer no tiene traducción exacta en español, pero muchos la llaman “teoría rosa”.


Tititatt y Apocalipsisazul en Santiago

Por su naturaleza política, el graffiti anti style estuvo presente en las innumerables intervenciones del estallido social en Chile el pasado octubre, FIFA 2000 con sus escenas homo-hentai, Violeta Cereceda con delfines de colores rosados kitsch, Artichokat, con sus brujas sonrientes acompañadas de mensajes políticos intransigentes, Titikat con su protesta ante el abuso medioambiental a través de animales infantiles, Naijem a través de personajes animados sesenteros, Tyler 9 con su graffiti emocional, Zarvo con sus paisajes que delatan el extractivismo en Chile, Danny Reveco con sus imágenes ilustrativas de la revuelta y así muchos que se están adhiriendo al anti-style, en los que su naturaleza política se observa desde la ironía, los dibujos de niños, las sexualidades queer, lo kawai, lo kitsch, los animales tiernos, los rayados, son parte de la propuesta estética que hoy vemos en las calles de Chile. A diferencia del graffiti tradicional, los anti-stylers provocan desde una incomodidad que hace reír.


Hoy desde el confinamiento, algunos de sus principales exponentes nos cuentan cuáles son sus referentes, inspiraciones y en qué los encuentra esta pandemia:



> Violeta Cereceda


Mi mayor referencia siempre es la calle y la feria, entonces en cuarentena esa inspiración se ha visto super desafiada. Me gustan los peluches antiguos, figuritas de cerámica kitsch.. son mi mayor fuente de inspiración. Internet es una herramienta la raja, me sorprende la cantidad de gente haciendo cosas y me sorprende que los artistas tenemos referentes similares. En este momento estoy investigando mucho en los animales que me gustan, ahora estoy pegada con el delfín. Estos cuadros muy chulos, con muchos brillos con dos delfines en una puesta de sol, eso lo busco en todos lados. Otro tema que he querido retratar bastante tiene que ver con la intimidad y la pieza, porque es donde estoy la mayor parte del tiempo ahora. Estoy amando mi espacio íntimo, y por ahí estoy explorando, muebles, espacios íntimos, muebles antiguos, etc. El arte renacentista me toma en ese sentido, fruteros de cisnes, cerámica, cristalería.. por ahí andan mis referencias últimamente.



Recomendados: La artista que ilustró el último álbum de Kali Uchis: Oh de Laval, lo que me gusta de ella es que se nota que le gustan los interiores elegantes, el renacentismo, ilustra lugares soñados. La portada del último disco de Kali Uchis, es hermosamente fantasioso. Tiene una mezcla con lo moderno y de morbo/porno.

Otra cabra que amo mucho, dentro del mundo que amo que es el arte japonés, cuadros muy simples con harta textura, kawai y con mucha elegancia y cosas propias de japón. Muy elegante y capa, se llama Charlotte Mei.


> Tyler 9


Ahora en cuarentena me he puesto a hacer muebles, esculturas y otro tipo de cosas que me mantienen en movimiento, mi rutina no ha cambiado mucho porque sigo yendo harto al taller. Si extraño salir a pintar más a la calle, porque es ahí donde pasan cosas y donde se puede seguir aprendiendo, mejorando la técnica. Porque desde el graffiti uno se acerca a la ciudad desde otra manera, haces que los muros sean de todxs, no solo de las empresas para llenar las calles de publicidad.


Hace un tiempo a mi estilo le puse graffiti emocional porque consiste en expresar todo lo que uno va sintiendo a diario, porque el graffiti no son solo las letras, es un vínculo directo con las emociones.


En general pinto animales porque nos representan como pueblo oprimido, por ejemplo el perro de carrera que representa el animal dominado, que tiene el potencial para ser libre pero los entrenan con violencia para que compita en carreras.



Referentes: Mis referentes son lxs amigxs con los que pinto, también otrxs graffiteros como Lugosis y Misaki Kawai que pinta y hace esculturas. Para pintar me inspira la música y lo que voy sintiendo el día a día.



> Naijem


Lo que no me puede falta en la cuarentena es la música, es algo que siempre tiene que estar. En principio justo salió el disco bad bunny y lo estuvimos escuchando caleta. Era lo que alegraba el día. No he podido no escuchar música. Tengo tanto ruido en la cabeza, que tengo que hacer sonar algo. De repente trabajando el ruido en la mente no deja trabajar. Lo que he disfrutado bastante es sacar a pasear a la perrita. Tomar sol. Los rayos calentando la cara.



Recomendados: Recomiendo mis referentes, que también me han acompañado mucho en la cuarentena; Pablo Dallas, Colectivo Broken Fingaz, Raul Urias, y los clásicos: Daniel Clowes, Jamie Wolf, Gary Panter, Braulio Amado, Keith Haring, Charles Burns, Spiegelman, Kansai Yamamoto, Andy Ramenter.



> Artichokat


Ahora paso harto tiempo en la casa trabajando, dibujando, igual siento que hemos podido estar en la normalidad de nosotros, porque siempre hemos estado fuera de la normalidad de las demás personas. En general hemos estado muy tranqui, tenemos mucho que jugar, libros que no habíamos leído, estamos pensando en el segundo número del fanzine “fritura” en el que ya habíamos empezado a trabajar, tenemos hartos lápices… siempre estuvimos un poco aislados de la sociedad.


He dejado de ver noticias para estar un poco más tranquila. El primer dibujo que hice fue de desesperanza, el fin del mundo iba a ser algo un poco más taquilla (película gringa con alienígenas) pero al final se acaba con todos encerrados en su casa secándose, un fin del mundo muy aburrido. Después vino el coronavirus fashion week, que se ponían botellas en la cabeza, toallas higiénicas en la nariz, dibujé a todas esas personas y las metí en ese lugar. Igual está bien, al principio me daba mucha risa. Dos semanas antes todos riéndose y dos semanas después todos encerrados en la casa.



Recomendados: Para ver Midnight Gospel, la estaba esperando hace rato... junta Hora de Aventura con Rick and Morty. Es un tipo que tiene un podcast y hace viajes interdimensionales. Hay que verla de a poco, porque es muy linda, es densa, hablan todo el rato sin parar. La gráfica es como una risografía animada.

Para escuchar el podcast El absurdo mundo de Josefina, de Beibi Josephine y de música a Black Moth Super Rainbow.



> Titikat


Ahora en cuarentena intenté ofrecer dibujos y cosas así, pero nada salía. Así que empecé a gastar plata en cosas básicas y después ya empecé a necesitar plata. Tengo acá un espacio donde hago serigrafía, saqué un diseño de poleras y en eso he estado. Ahora no puedo tatuar, porque obvio no nos podemos juntar, así que hice un diseño de polera y la saqué en serigrafía.


Lo que me inspira es la calle. Desde los 15 años estoy en la calle pintando. Pintábamos en la Florida, en los puentes, donde hacíamos casi puros personajes vinculados con el tema de protección a la naturaleza. Ese es el mensaje que siempre se ha repetido en mi desde que hago ejercicios con la imagen. Dibujar y repetir solo por mostrar y transmitir la conexión, cariño y cuidado con la naturaleza. No con mensajes tan literales, pero la idea es concientizar en torno a la naturaleza.


La ciudad me gusta porque rompe con la monotonía de los muros, democratiza el arte. Me ha traído un poco de nostalgia esta cuarentena, pero a la vez mucha fuerza para volver a la calle. Todo lo que pasa da mucha rabia, lo que más tengo en la cabeza es darme cuenta de que las medidas que toman son parte de un control político. No creo nada, es obvio que es una oportunidad para ellos mantenernos en la casa sin poder abrazarnos.



Recomendados: He vuelto a escuchar a Pato Patin y Gio Discordia, que es como trova. Es lo que escuchaba antes.






© 2020 by metro21      Santiago, Chile

alonso@metro21.cl

  • Facebook Clean
  • White Instagram Icon
  • White Vimeo Icon
Descarga nuestro cátalogo