18.O

Chile cambió, y el descontento ya no pasa por debajo de sistemas, sino que ahora se encuentra por sobre ellos alzando una nueva bandera, que viene, justamente, de aquellos espacios de oscuridad.

Que los estudiantes hayan canalizado las demandas sociales y el descontento en un hecho que se ha reconocido como “la gota que rebalsó el vaso”, para nosotros significa mucho más que eso. La evasión del metro aparece como la solución concreta para afrontar un sistema que nos ciega, que nos esconde, pero que, al mismo tiempo, reproduce constantemente huellas del descontento.


La evasión del metro, entonces, generó que las demandas que se encontraban hasta entonces subsumidas por debajo de superficialidades y formalidades instauradas por el sistema económico y político imperante, ahora hayan salido a la luz, a través de un cambio de los mecanismos incluso físicos que nos determinan: el tiempo y la velocidad.



Ahora los recorridos están determinados por la masividad, por las demandas que atañen a un colectivo sin líder específico, y ese recorrido deja huellas en cada espacio visible. La ciudad completa se encuentra intervenida por las demandas históricas, por la rabia, el descontento y la necesidad de la reivindicación. La calle, sus vías y paredes contienen los gritos de todxs, y, asimismo, tales gritos visuales representan el tiempo que configura nuestra realidad actual. Son mensajes que requieren de cierta velocidad para ser interiorizados, requieren de presencias y ya no de viajes en metro;

de caminantes, marchantes, manifestantes de todo Chile. Por eso también el intento de borrar las huellas que la revolución deja en las paredes aparece como un sistema de censura que repudiamos, que, al mismo tiempo, tiene como objetivo inútil el tapar verdades. Que hoy, lo que diariamente pensamos recorriendo la ciudad por debajo, se encuentra visibilizado en sus paredes, arriba, a la luz de todxs, de los que participamos en ella y de quienes no habían querido bajar a observar.


Chile cambió, y el descontento ya no pasa por debajo de sistemas, sino que ahora se encuentra por sobre ellos alzando una nueva bandera, que viene, justamente, de aquellos espacios de oscuridad. Una bandera negra que sube para iluminarse y para dejar en claro que ninguna sombra será más visible que su propia referencia.


Tal como Chile se detiene a gritar, Metro21 se detiene para abocarse a la causa.

Intervención realizada por varios artistas guiados por Juanita Pérez, con el apoyo de Metro21 en Plaza de la Dignidad.


#estallidosocial



© 2019 by metro21      Ssntiago, Chile

alonso@metro21.cl

  • Facebook Clean
  • White Instagram Icon
  • White Vimeo Icon