Esta cancha fue todo un desafío. Primero porque la fecha de inicio estaba programada para el 18 de octubre. Mismo día del estallido social hubo constantemente marchas, barricadas, se tomaron el colegio, etc. Segundo porque era el primer skatepark que pintábamos, un formato en profundidad, cóncavo y con muchos relieves. Tercero porque cambiamos de proveedor de pinturas, “Pinturas Stgo”. El último y mayor desafío que que el artista Mels nunca había trabajado en gran formato, es por esto que utilizamos todas las técnicas aprendidas de matu, la Punto, Yaikel y Anis. Se utilizaron pvc como esqueletos de las serpientes de la obra. A partir de esa técnica super improvisada se pudo llegar a las formas del boceto digital. Al ser formas orgánicas, el artista optó por improvisar dentro de la plaza, cruzando el skatepark, las rampas, todo de manera súper espontánea y orgánica. Esto dio un gran espacio para la improvisación. Otro desafío fue que todos los días se metía gente al bowl, ya que el cierre perimetral nunca funcionó.

La gente del sector fue muy amable, y nos ofrecieron agua en esos calurosos días de noviembre; sobretodo considerando que dentro de un bowlpark la temperatura se siente mucho más potente.

El diseño del skatepark quiso emular el movimiento de los skaters dentro del bowl. Para esto, el artista estuvo viendo videos cenitales de chicas y chicos patinando en bowls para ver de qué manera el movimiento y el caucho de las ruedas iban dejando huellas. Este ejercicio trazó el boceto, por lo que a la hora de ejecutar la obra, los skater se mostraron muy interesados en las formas. De hecho, este skatepark tenía un problema de profundidad, y gracias a las líneas y las curvas dibujadas, se resolvió, por lo que los skaters estaban muy agradecidos.

© 2020 by metro21      Santiago, Chile

alonso@metro21.cl

  • Facebook Clean
  • White Instagram Icon
  • White Vimeo Icon
Descarga nuestro cátalogo